jueves, 9 de febrero de 2012

La maldición de la Agrupación Morata

Triste final para los dos jefes de este Batallón que luchó en la Batalla del Jarama




 La agrupación Morata fue una de las más activas durante la Batalla del Jarama pero también la que sufrió una mayor aniquilación por parte del enemigo. Sus componentes tuvieron que resistir a duras penas la ofensiva nacionalista con pocos efectivos y en unas condiciones climatológicas adversas. El número de muertos de esta agrupación durante los primeros días de ofensiva fue enorme (hasta un 70%). De hecho, su jefe, el coronel Chordá resultó herido grave en la batalla y tuvo que ser evacuado. Una vez terminada la guerra fueron pocos los supervivientes de la Agrupación Morata que pudieran contar su historia. Ni siquiera los dos máximos responsables de esta unidad se pusieron a salvo en 1939. Este fue el triste final de los dos coroneles que dirigieron la Agrupación.

 Eliseo Chordá
 Era un militar español de los de toda la vida. Había ingresado en la Academia de Infantería en 1896 coincidiendo durante sus primeros años de estudios con Joaquín Fanjul y Manuel Goded, responsables del alzamiento militar en Madrid y Barcelona respectivamente. En 1936 se encontraba retirado pero se incorporó (suponemos que voluntariamente) nada más comenzar la Guerra Civil para ponerse al servicio de la República. Pronto fue ascendido a Coronel y su primer destino fue el Batallón de Castellón número 1, una unidad que formaba parte del Ejército de Voluntarios que intentaba crear la República para frenar el avance de los sublevados.

En 1937 recibe la orden de dirigir una agrupación que se está creando en el frente del Jarama para atacar a los nacionales cortando la carretera de Madrid a Toledo. El ataque se retrasa por las condiciones del tiempo y son los sublevados los que inician la ofensiva en Ciempozuelos y San Martín de la Vega. Es aquí cuando entra en escena su agrupación, que pasó a denominarse Agrupación Morata. Junto con el comandante Joaquín Otero Ferrer como mano derecha esta unidad defendió el puente de Pindoque y San Martín de la Vega. El 14 de febrero resultó herido y fue sustituido en la batalla por el general Gal.

Tras recuperarse de las heridas sufridas en el Jarama fue nombrado jefe de la subinspección de transportes en el Servicio de Inspección del Ejército. Terminada la guerra fue detenido en Alicante donde fue juzgado por las autoridades franquistas que le fusilaron en el mes de agosto de 1939.


Nido de ametralladoras en el Jarama
Joaquín Otero Ferrer
 Durante las operaciones del Jarama fue el hombre de confianza de Eliseo Chordá. Nada más estallar el alzamiento se puso al servicio de la República ya que era miembro de Izquierda Republicana. El 18 de julio era comandante de ingenieros y de Estado Mayor. Tras controlar la sublevación es destinado a la 4º Brigada Mixta que combatió en el Frente de Ciudad Universitaria. Tuvo actuaciones destacadas en la facultad de Bellas Artes y también en el hospital Clínico.

Asciende a teniente coronel en 1937 y participa en la Batalla del Jarama junto a su amigo Chordá. Terminadas estas operaciones pasó a ser jefe del Estado Mayor del II Cuerpo de Ejército (frente de Madrid). De hecho, los especialistas en estrategia militar aseguran que fue uno de los artífices de la ofensiva republicana en la Batalla de Brunete.

Tras la caída de Cataluña, en enero de 1939, se une al coronel Segismundo Casado en el golpe de estado contra los comunistas. Como militar profesional, sabía que la guerra estaba perdida y sentía la necesidad de negociar una paz digna con Franco. Sin embargo, el día 6 de marzo, en plena lucha entre casadistas y comunistas es detenido en la posición Jaca junto a José Pérez Gazzolo. Los dos serían fusilados en el Pardo.

Este fue el triste final de los dos máximos responsables de la Agrupación Morata que tan brillantemente resistió durante la ofensiva nacional en el Jarama. Al igual que ellos, cientos de sus hombres cayeron, sin embargo, estos lo hicieron en el campo de batalla y no ante un pelotón de fusilamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario