jueves, 10 de diciembre de 2015

El drama de los descendientes de Cristóbal Colón en la Guerra Civil

El Duque de Veragua en el año 1934, descendiente directo de
Cristóbal Colón. Asesinado dos años más tarde en Madrid
Si un linaje nobiliario sufrió como nadie las iras de la Guerra Civil Española ese fue el de los Duques de Veragua, más conocidos por ser los descendientes directos de Cristóbal Colón. En julio de 1936, el heredero más directo del Descubridor de América era Cristóbal Colón y Aguilera, noble madrileño nacido el 12 de septiembre de 1878, famoso por sus negocios vinculados con las ganaderías de toros.

El inicio de la sublevación sorprendió al Duque de Veragua en su imponente palacete de Madrid situado entre las calles San Mateo y Beneficiencia, un precioso palacio que todavía hoy sigue en pie muy cerca del Museo Romántico. Al no tener descendencia directa, el Duque vivía en la planta baja del palacio junto a su ayudante de cámara Agustín Pérez, un gran número de sirvientes y una decena de caballos árabes de pura sangre. Tres días después del asalto al Cuartel de la Montaña, su palacete estuvo a punto de ser incautado por las organizaciones del Frente Popular, circunstancia que no sucedió gracias a la actuación de la Policía que había sido alertada por el Cuerpo Diplomático residente en la capital. Al ser una persona muy reconocida en Chile, Argentina y Uruguay, los embajadores de estos países en Madrid pidieron a las Fuerzas de Seguridad que velaran por la vida de Don Cristóbal al considerar que podría correr riesgo de ser detenido o asesinado. 

El 25 de julio de 1936, en plena hora de la siesta, un grupo de Milicianos de Telefónica irrumpieron en el Palacio del Duque de Veragua anunciando a los sirvientes del noble (que no estaba en el palacio) que el edificio estaba requisado hasta nueva orden. En la tercera planta del palacio colocaron una bandera republicana. Justo en ese instante hizo su entrada en el palacete el Duque acompañado por su cuñado, Manuel Carvajal (Marqués de Aguilafuente) que acababan de llegar de mantener una reunión con el Cuerpo Diplomático. Tras una fortísima discusión y después de que llegaran miembros de los Círculos Socialistas del Sur y Madrileños, el palacete de la calle San Mateo fue literalmente saqueado. Un gran número de tapices, obras de arte y objetos de oro y plata fueron robados “supuestamente” para ser trasladados a un “lugar seguro”, propiedad de Patrimonio Nacional. Nunca jamás se ha vuelto a saber nada de todas aquellas obras de arte de incalculable valor. 

Pese al saqueo y a la incautación de sus obras de arte, el Duque siguió viviendo en su palacete de la calle San Mateo intentando hacer una vida más o menos normal en aquel Madrid bélico. El diplomático chileno Carlos Morla le ofreció asilo en su embajada donde ya estaban empezando a llegar centenares de perseguidos y amenazados por las organizaciones frentepopulistas. Otros diplomáticos de Argentina y Santo Domingo también insistieron en la necesidad de que abandonara cuanto antes su palacete ya que tenía todas las papeletas de ser detenidos. El Duque de Veragua rehusó en todo momento aquellas invitaciones. Tal y como aseguraría el noble a algunos de sus sirvientes, pensaba que “respetarían su vida” ya que se trataba del único descendiente directo de Colón. 

La detención del descendiente de Colón

27 de agosto de 1936. Varias camionetas de milicianos se situaron justo en la entrada del Palacio de Veragua. En esta ocasión los que entraron en el palacete eran los componentes del Círculo Socialista de la calle Velázquez, un grupo de militantes socialistas que estaban liderados por Zacarías Ramírez, conocido con el apodo de ‘El Cojo’. Los milicianos ya no buscaban obras de arte sino llevarse detenido al propio Duque de Veragua, a su cuñado Manuel Carvajal y a su ayudante de cámara Agustín Pérez. Para tranquilizarles los milicianos les dijeron que se solo prestarían declaración y que esa misma noche podrían regresar al palacio sin ningún tipo de problema. No fue así, ya nunca jamás regresarían. 
Palacio del Duque de Veragua / Madrid Histórico
El Círculo Socialista de la calle Velázquez donde fue trasladado el Duque de Veragua era una checa que estaba situada en el número 50 de la misma calle Velázquez. Zacarías Ramírez, el máximo responsable de este Círculo, se había incautado del local tras detener allí a varias religiosas dominicas que habían establecido una especie de convento clandestino a los pocos días de empezar la Guerra Civil. A la checa la denominaron formalmente Destacamento de Información del Círculo Socialista del Sur y parte del dinero que requisaban en sus actuaciones era entregado o al Ministerio de Hacienda o directamente a Margarita Nelken. 

Sabemos que el Duque de Veragua y su cuñado estuvieron casi quince días encerrados en la checa de la calle Velázquez donde además de ser maltratados, fueron obligados a firmar tres cheques de 15.000, 10.000 y 20.000 pesetas para que fueran cobrados por los miembros del Círculo Socialista “a cambio de su libertad”. Consciente de que su vida pendía de un hilo, Don Cristóbal también fue obligado a firmar un traspaso de sus fincas de Toledo a Zacarías Ramírez ‘El Cojo’. Pese a todo, su libertad nunca llegaría a producirse. 

Paralelamente, los sirvientes y familiares del Duque de Veragua y su cuñado sufrían arresto domiciliario en el palacete de la calle San Mateo. Conscientes de los contactos que tenía el Duque con las diferentes embajadas, el objetivo del Círculo Socialista era que nadie informara a los diplomáticos de la detención que había sufrido. La legaciones diplomáticas no se enteraron de su desaparición hasta el 18 de septiembre de ese 1936, fue demasiado tarde. 

Un día antes, el 17 de septiembre, el Juzgado del pueblo de Fuencarral había recibido una notificación de que habían aparecido dos cadáveres en el kilómetro 3 carretera de Colmenar con signos de violencia. Se trataba del Duque de Veragua y de su cuñado que habían sido asesinados durante la madrugada del 16 de septiembre. Hemos tenido acceso al certificado de defunción del Duque en el que se afirma que había muerto como consecuencia de dos disparos, uno en la sien y otro en la nuca. Asimismo indicaba el certificado que su cráneo presentaba un gran número de hematomas después de haber recibido un gran número de culatazos. El cuerpo del Duque apareció vestido con su chaqueta de seda cruzada y su pantalón gris. No aparecieron ni los gemelos de su camisa ni la medallita de la virgen de las Angustias que siempre llevaba consigo. 

¿Posible implicación de Carrillo en el asesinato?

Este certificado de defunción del Duque de Veragua contrasta con un reportaje que publicó en su día el Diario Alcázar hace más de tres décadas en el que se acusaba directamente a Santiago Carrillo de haber cometido el asesinato. Este reportaje, ampliado más adelante por el Diario YA en su edición digital, contaba con la versión de un individuo, apodado ‘El Estudiante’ que habría sido testigo del asesinato del Duque por parte del que fuera líder comunista. Veamos lo que dijo ‘El Estudiante’:
Santiago Carrillo, varias décadas después de la Guerra Civil

“Al amanecer, creo que fue el 24 de agosto, me montaron en un ‘forito’, ocho cilindros muy viejo y fuimos a la carretera de Fuencarral. Al rato llegó un coche alargado de donde se bajaron cuatro milicianos y el quinto, el jefe de las checas, que aún yo no conocía entonces. Vestía un tabardo marrón y unas botas. No tendría más de 23 o 24 años. Era Santiago Carrillo. Apearon a tres señores y una señora, les hicieron andar sobre la cuneta unos doce metros y sin que yo me lo esperara, sacaron las metralletas y los mataron a los cuatro. Carrillo, que había dado la orden de ejecución, saltó a la cuneta y me dijo: Pionero, estudiante ven aquí. ¿Sabes quién es éste? Señalando a uno de los ejecutados que estaba tendido en el suelo en un charco de sangre. Este es el Duque de Veragua, el fascista número uno de España. Esto añadió Carrillo mientras sacaba una pistola debajo del tabardo (que recuerdo perfectamente del nueve de largo) y disparó tres tiros sobre el cráneo del Duque que ya estaba bien muerto”. El testimonio del Estudiante también relata como el propio Carrillo ordenó cortar el dedo al Duque para sacarle el anillo que portaba. 

Desde www.guerraenmadrid.com no queremos restar credibilidad a la versión dada por este testigo, sin embargo, hay algunos aspectos que nos llaman la atención y que sería conveniente matizar. Según el certificado de defunción del Duque de Veragua al que hemos tenido acceso, el descendiente de Colón había fallecido como consecuencia de dos disparos en la cabeza (en la sien y en la nuca). Sin embargo, según la versión de ‘El Estudiante’, el Duque primero fue acribillado a balazos por disparos de una ametralladora y después recibió tres (no dos) disparos en la cabeza efectuados supuestamente por Santiago Carrillo. 

El segundo dato que no coincide sobre la versión de ‘El Estudiante’ es la fecha de la muerte del Duque de Veragua. Según ‘El Estudiante’ la ejecución se produjo el 24 de agosto de 1936, una fecha que no coincide con nuestros datos, ya que sabemos que el Duque aquel día estaba en libertad; sería detenido el 27 de agosto y asesinado el 16 o 17 de septiembre. ¿Cómo es posible que haya casi 20 días de diferencia?


Artículo publicado en
ABC
En relación a Santiago Carrillo, nosotros tampoco hemos encontrado vinculación directa con el asesinato del Duque. Esto no quiere decir que no participara en él, simplemente que no la hemos encontrado. De hecho, tras la Guerra Civil, después de ser detenido Zacarías Ramírez (luego ampliaremos detalles), en ningún momento de su declaración hace alusión a la participación en el crimen de Carrillo. Insistimos, esto no quiere decir que el que fuera líder del PCE no ordenara o participara en el asesinato.

El cuerpo diplomático se entera del crimen

La familia del Duque de Veragua se enteró de los asesinatos de los dos nobles el mismo día 18 de septiembre después de recibir una notificación del Juzgado de Fuencarral en la que se pedía que acudieran hasta este pueblo para reconocer dos cadáveres. Familiares y sirvientes del noble confirmaron la trágica noticia e informaron inmediatamente a los amigos del Duque pertenecientes al Cuerpo Diplomático. 

En el diario de  Carlos Morla  se puede leer como el Cuerpo Diplomático se enteró del asesinato el 19 de septiembre de 1936, un asesinato que indignó de sobremanera especialmente a las embajadas Latinoamericanas que mantenían vínculos con el Duque de Veragua. 

Con el asesinato del Duque de Veragua, que murió sin descendencia, surgía un grave problema ya que había desaparecido el último descendiente directo de Cristóbal Colón, el Descubridor de América. Este hecho supuso un punto de inflexión entre las naciones americanas que necesitaban encontrar un sucesor al Duque de Veragua que siguiera siendo un referente en todos los aspectos. A los pocos días lo encontraron. 

Desde el mes de septiembre se había tenido conocimiento de que un sobrino del Duque de Veragua se encontraba encarcelado en Bilbao desde el inicio de la Guerra Civil. Se trataba del capitán de caballería Ramón Colón Carvajal, militar con amplia experiencia en las guerras de África, que había sido arrestado por los republicanos durante los primeros días de la sublevación militar en San Sebastián. Tras pasar unas semanas encerrado en el Buque Prisión Biscarramendi, fue trasladado a otro buque llamado Aranzazumendi. 

Salvar al descendiente de Colón

Las embajadas de Chile y Argentina movieron todos sus hilos para tratar de salvar la vida de Ramón Colón Carvajal y se pusieron en contacto con el Ministro de Estado Álvarez del Vayo para pedir su liberación. No fue él sino el ministro vasco sin cartera Irujo el que puso todas las facilidades posibles para trabajar en su posible puesta en libertad. Irujo llegó a proponer tanto a Carlos Morla como a Tito Pérez Quesada (encargado de negocios de la embajada de Argentina) poner un avión del gobierno vasco para que les trasladara primero a Bilbao para recoger a Ramón Colón y después a Francia atravesando las “líneas rebeldes”. 

Las negociaciones lideradas por las embajadas de Argentina y Chile fueron de lo más fructíferas y a mediados de octubre de 1936, Ramón Colón fue liberado y trasladado posteriormente hasta el buque inglés Escort donde fue “recibido con honores” y posteriormente a San Juan de Luz de Francia. Aunque algunos periódicos de la época aseguran que su puesta en libertad fue el 9 de octubre, esta fecha contrasta con el libro de Carlos Mola quién asegura que el día 13 las negociaciones todavía se encontraban “estancadas”. 
Artículo publicado en Evening News de EEUU
sobre la liberación de Ramón Colón

De cualquier modo creemos que la fecha más exacta de la liberación de Ramón Colón coincide con la celebración del Día de la Hispanidad. Según un ejemplar del periódico estadounidense Evening News al que hemos tenido acceso la liberación se produjo el día 12 de octubre de 1936. 

Terminada la Guerra Civil

Una vez finalizada la Guerra Civil, Ramón Colón se convirtió en el nuevo Duque de Veragua. Su hermana Piedad terminaría contrayendo matrimonio con Manuel Valdés Larrañaga, uno de los grandes artífices de la Falange Clandestina en la retaguardia madrileña durante la contienda. Uno de los hijos de Ramón Colón, llamado Cristóbal Colón de Carvajal y Maroto (que también fue Duque de Veragua) moriría asesinado por la banda terrorista ETA en el año 1986.

Pero volvamos de nuevo al asesinato del Duque de Veragua durante la Guerra Civil Española. Pese a las denuncias de las embajadas extranjeras por el mencionado crimen, el gobierno de la República se negó a investigar el asesinato del último descendiente directo de Cristóbal Colón. Álvarez del Vayo, que era el único que daba la cara ante los medios de comunicación, fue objeto de grandes críticas de la prensa internacional, unas críticas que obviamente se censuraban a la opinión pública madrileña.

Tuvieron que pasar casi dos años del fin de la Guerra Civil hasta que los servicios de información franquistas consiguieron arrestar en 1941 a Zacarías Ramírez 'El Cojo', el principal responsable de la checa del número 50 de la calle Velázquez y por lo tanto, principal sospechoso del asesinado de Cristobal Colón. Su apresamiento fue de lo más novelesco. Durante la noche del 14 de diciembre de 1940 varios policías vestidos de paisano entraban en el domicilio-despacho de Zacarías situado en la calle Almagro de Zaragoza con una orden de detención firmada por las más altas esferas. 

Durante casi dos años, Zacarías se había hecho pasar por Comandante de Ingenieros y Doctor en Derecho. Vestido de uniforme casi todo el día, se había instalado en un despacho de la calle Almagro donde ejercía la abogacía, especialmente para “ayudar” a las familias de los presos políticos republicanos que estaban en las cárceles de Aragón. Esto fue lo que propició su captura. 

De los durísimos interrogatorios a los que fue sometido 'El Cojo' se recogen algunos aspectos biográficos que desconocíamos del que fue posiblemente el principal responsable del asesinato de Cristóbal Colón. Al parecer en 1940 tenía 36 años, era natural de Medina del Río Seco (Valladolid) y antes de la Guerra Civil había trabajado como sastre en diferentes comercios de la capital. En Madrid residió en la calle Caravaca hasta que las tropas de Franco estuvieron a punto de entrar. Fue entonces cuando tomó la decisión de abandonar Madrid y marcharse a Alicante con la intención de coger un barco al extranjero. Fue demasiado tarde, ya no quedaban barcos por lo que fue apresado junto con otros de sus compañeros de la checa. Antes de ser detenido había tirado algunas de las joyas que llevaba encima al mar para evitar ser acusado de robo. 
Diario ABC

Con un nombre ficticio, Zacarías pasó varios meses realizando trabajos forzosos en un batallón disciplinario de Franco hasta acabar en el campo de concentración de Albatera. Después fue puesto en libertad y no sabemos todavía demasiado bien como llegó a Zaragoza ya en 1940.

El juicio contra Zacarías Ramírez

Tras su apresamiento en diciembre de 1940 relató con pelos y señales toda su historia durante la Guerra Civil Española explicando que inicialmente formó parte del Círculo Socialista del Sur para marcharse posteriormente a combatir a la Sierra de la mano del capitán Condés. Después regresaría a Madrid, ciudad en la que sería nombrado jefe del Servicio de Información del Sur, dependiendo del Comité de Investigación Pública cuya sede estaba en el Círculo de Bellas Artes. Reconoció haber participado al menos en unas 50 detenciones y registros domiciliarios a petición del Círculo de Bellas Artes o de la Dirección General de Seguridad. 

Zacarías desmintió con rotundidad haber dado la orden él de detener al Duque de Veragua sino todo lo contrarió. Fue 'El Cojo' quién mandó detener a un policía “republicano” que se había excedido durante el registro al palacete del Duque. Más tarde reconocería que efectivamente el Duque estuvo en el número 50 de la calle Velázquez y que ninguna persona preguntó por él durante el tiempo en el que estuvo preso. 

Con el objetivo de salvar el pellejo, Zacarías Ramírez delató durante los primeras horas de su interrogatorio a los que habían sido sus compañeros antifascistas una vez terminada la Guerra Civil. Hemos tenido acceso al sumario a las diligencias policiales y en ellas se explica que Zacarías reconoció que el hecho de ejercer de abogado en Zaragoza e ir vestido de Comandante de Ingenieros de un lado a otro no era tan solo un hecho aislado para sobrevivir a una situación complicada. 'El Cojo' reconocería que formaba parte de una basta organización antifascista clandestina que tenía como objetivo poner en libertad al mayor número de presos políticos. 

En su primera declaración policial Zacarías daría nombres, apellidos y direcciones de los miembros de esta organización antifascista que tenía ramificaciones en Madrid, Valencia y Zaragoza. En menos de un mes más de treinta personas estaban entre rejas gracias a la 'valentía' de 'El Cojo'.

Pese a toda este información que compartió Zacarías con la Seguridad del Estado, éste terminaría siendo ejecutado en el año 1942 pese a contar con informes positivos por parte de los servicios de información franquista que estaban muy agradecidos con 'El Cojo' por su colaboración. 

Fuentes consultadas

- Sumario y diligencias policiales contra Zacarías Ramírez
- Hemeroteca ABC
- Hemeroteca Nacional
- Diario de Morla Linch
- El Terror Rojos de Julius Ruiz

3 comentarios:

  1. Es un poco raro que una persona que, aparentemente, no debiera de tener conocimientos de Derecho, ni tampoco el título, pudiera ejercer como tal en la España franquista. Ya sé que algunas veces les facilitaron las cosas a algunos excombatientes, pero solían ser gente que ya había empezado la carrera antes de la guerra y les ayudaban para que la acabaran pronto.
    Lo del tema de los 2 ó 3 disparos, lo veo muy simple. Es muy fácil disparar 3 veces a un blanco y acertar sólo dos de ellas.
    Por lo demás, muy bien artículo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, me gustaría comentaros una cosa muy curiosa. Cuando voy a ver cualquiera de vuestros artículos, la parte derecha de la pantalla, donde figura el archivo del blog y todo lo demás, me vibra.
    No sé si eso le ocurrirá a los demás o es sólo a mí. Lo cierto es que con otras páginas web no me ha ocurrido nunca.
    Muchas gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  3. Querido amigo, gracias por tu comentario. Aunque no tuviera estudios en derecho y no fuera abogado directamente, Zacarías podía ejercer como asesor de las familias de republicanos. Y sobre los disparos, estoy de acuerdo contigo. Es muy fácil fallar uno o dos disparos aunque sea a bocajarro, pero según la versión de El Estudiantes, antes de aquello ya les habían ametrallado a los dos nobles. Y sobre lo de la web, me dejas perplejo, no tengo ni idea de lo que puede pasar. Quizás tenga demasiadas aplicaciones a la derecha. Un abrazo y muchas gracias

    ResponderEliminar